Policía mata a un “trapito” en un confuso episodio

Sucedió cuando recibieron un llamado al 911.

Un hombre murió ayer en el hospital San Martín por un escopetazo que recibió en el tórax, en medio de un confuso incidente que sucedió en una zona céntrica de La Plata y en el que también estuvo involucrado un policía. Según la versión oficial, el fallecido era un cuidacoches que “estaba violento e intentó agredir al efectivo”.
La Justicia analiza por estas horas si la reacción del uniformado estuvo a la medida de ese presunto riesgo o fue exagerada. Por lo pronto, la Auditoría General de Asuntos Internos ya lo desafectó de la fuerza, informaron fuentes oficiales.
Con los aportes de distintas fuentes se sabe que el episodio ocurrió alrededor de la 1 de la madrugada, cuando dos policías del Comando que patrullaban las calles del Centro recibieron un alerta del 911 por un hombre que estaba agresivo en 4 y 50, con un arma blanca.
Al lugar acudió el móvil 25.652, con un oficial subayudante al que se identificará por las iniciales -A.B.S- y su compañera, una oficial.
“Cuando (A.B.S) bajó del patrullero para identificar al sujeto, éste se le abalanzó con una punta (una lesna o punzón), por lo que el policía retrocedió sobre sus pasos para salvaguardar su integridad física e hizo un disparo con cartucho posta de goma”, se argumentó desde la fuerza.
El proyectil le impactó en el tórax, pese a lo cual habría escapado corriendo en contramano al tránsito hasta caer malherido en la esquina de 3 y 50. Los rastros de sangre quedaron en el pavimento y un par de autos hasta bien entrada la tarde de ayer.
Convocada por los policías, una ambulancia del SAME llegó al lugar para trasladar al herido hasta el hospital San Martín.
“A simple vista los médicos observaron que la herida de escopeta era grave, pero también notaron que el hombre presentaba algunos cortes”, aportó la misma fuente, en referencia a lesiones punzocortantes recientes cuyo origen “se desconoce”.
En un primer momento trascendió que el hombre tenía aproximadamente 25 años, aunque horas después se presentó ante las autoridades una mujer que dijo ser su pareja y lo identificó como Mario González, de 37 años.
DESENLACE
El cuadro de salud del hombre al momento de su ingreso en el Policlínico era crítico. Murió horas más tarde.
La fiscal María Eugenia Di Lorenzo dispuso abrir una investigación por “atentado y resistencia a la autoridad” y aprehender al oficial, en principio, por “homicidio”. Para aclarar el episodio, citó a declarar a distintos testigos, relevará el audio del 911 y analizará el material de todas las cámaras que pudieron registrar el incidente. Además se secuestró la escopeta de la que salió el disparo y las armas reglamentarias de los dos policías que estuvieron en la escena.
Los expertos de Científica y todo el personal de la fuerza fueron apartados de la investigación, por lo que los peritajes de rastros, balísticos y la autopsia quedaron en manos de la Asesoría Pericial que depende de la Suprema Corte.
En cuanto a la situación del policía, en las próximas horas lo llevarán a la fiscalía para su indagatoria ante la fiscal.
HIPÓTESIS
Los cuidacoches que suelen arremolinarse en los alrededores del Pasaje Rodrigo, los bares y negocios de esa zona, miraban ayer con desconfianza a los periodistas que se acercaban en busca de datos sobre lo ocurrido.
Casi todos justificaban su silencio en el hecho de que la víctima, conocida con el apodo de “El Chino”, trabajaba ahí “en otro turno”. Sin embargo, algunos aceptaron contar lo que les llegó por el relato de otros, a condición de no revelar su nombre.
“Tengo entendido que hubo una discusión entre los cuidacoches de la noche”, algo que tildaron de “normal”, porque “se pelean por un balde, un trapo o una propina”.
Versiones no confirmadas oficialmente daban cuenta de que los policías llegaron “en mitad de la pelea entre los ‘trapitos’ (lo que explicaría las heridas punzocortantes)” y el otro implicado escapó corriendo. También circuló que el policía “hizo previamente un disparo al piso” y varios vecinos recordaron haber escuchado “por lo menos dos detonaciones”.
No faltó tampoco el rumor de que el hombre fallecido “había intentado cometer un robo”, aunque esa posibilidad fue perdiendo fuerza con el curso de las horas. Y algunos mencionaron la chance de que una pelea entre cuidacoches que paran en el playón de estacionamiento de 3 entre 48 y 49 se haya replicado en 4 y 50.
Todos estos dichos, pero, en particular, la mecánica de la muerte del cuidacoche, son materia de investigación en esta etapa preliminar de la causa.

Comments

comments