Un oficial del Grupo Halcón mató por la espalda a un menor que estaba desarmado

Sólo algunos días después de que el presidente Mauricio Macri felicitara al policía Chocobar por asesinar a un presunto ladrón por la espalda cuando no existía siquiera legítima defensa y no corría peligro la vida de nadie, un oficial del grupo Halcon mató a tiros por al espalda a un joven que habría intentado robarle el reloj.

El joven Fabián Exequiel Enrique tenía 17 años cuando este martes apareció muerto con dos balazos en la espalda y uno en una pierna. El cuerpo fue hallado en la entrada de la villa Los eucaliptos, en Quilmes Oeste.

Según algunos testimonios, el menor de edad había intentado robarle el teléfono celular a un policía del Grupo Halcón y el uniformado habría respondido a los tiros.

Familiares de Fabián aseguraron que alguien le disparó sin mediar hecho alguno desde un auto Volkswagen Polo azul. Por su parte, el integrante de la fuerza de seguridad involucrado en el hecho concurrió con su jefe a la comisaría 3 de Quilmes para dar su testimonio.

Según contó el uniformado, él estaba con su uniforme y se dirigía a hacer horas extras. Estaba parado ante un semáforo cuando dos jóvenes se le avalanzaron e intentaron sacarle el teléfono. En ese momento, siempre según su testimonio, bajó del auto y les disparó. Las pericias indicaron que tiró al menos cinco balazos.

 

Según el agente, los dos jóvenes escaparon corriendo, pero la aparición sin vida y con dos balazos en la espalda de uno de ellos contrasta drásticamente con su testimonio. Lo mismo que la falta de testigos que digan que fueron dos, los jóvenes que se acercaron al auto.

La investigación quedó en manos de la fiscal Karina Gallo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Quilmes, quien dispuso el secuestro del arma reglamentaria del policía y caratuló la causa como “homicidio”.

En tanto, la Auditoría General de Asuntos Internos desafectó al oficial e inició actuaciones administrativas.

Según informó el diario Clarín, los peritos encontraron cinco vainas de pistola calibre 9 milímetros en el lugar donde fue encontrado el cuerpo. Según el periódico, este es otro dato que llama la atención de los investigadores, ya que los casquillos se encontraban en un montículo de basura en la calle, lo que indicaría que el policía persiguió a los tiros a los jóvenes.

Por el momento la jueza aguarda las grabaciones de una de las cámaras de seguridad que se encuentran sobre la avenida La Plata, a una cuadra del lugar del hecho.

Además espera tomarle declaración al policía del Grupo Halcón, que según voceros judiciales por ahora solo se expresó a través de su superior.

“Lo que pasó con mi hijo fue que un policía lo mató por la espalda, sin piedad. Lo mató como a un perro”, denunció Claudio Enrique (46), padre del joven asesinado.

“El policía se bajó del auto y lo acribilló. Mi hijo no le robó nada y, aunque lo hubiese hecho, tampoco podía pegarle tiros por la espalda”, apuntó.

 

Fuente: Infonews

Comments

comments