Panorama sofocante: Aumenta todo, menos el salario

Desde hace dos años la ciudadanía viene sufriendo un incremento en las tarifas de servicios como nunca antes se había visto. La inflación también sube y no existe desde el gobierno, ni una explicación coherente, ni una política sensata que le permita a cualquier argentino, avizorar un horizonte de salvaguarda siquiera, si no, todo lo contrario. Porque además los salarios no acompañan esa escalada en el costo de vida, y vivir más o menos bien, se hace cada vez más difícil.

En un relevamiento publicado por la Universidad de Avellaneda se puede ver el impactante aumento que sufrieron las tarifas de gas y luz entre otros bienes de consumo básico.

A este panorama sofocante se le suma una inflación en aumento y un gobierno incapaz de generar condiciones que mantengan a salvo a los trabajadores.

Un dato preocupante: según la consultora “Economía y Regiones”, la inflación de 2018 será “igual o un poco mayor” que la de 2017 si el Banco Central no endurece su política monetaria y baja el ritmo de emisión.

“Si la política monetaria no cambia, lo más probable es que la inflación de este año sea similar a la del año pasado; e inclusive puede subir un poco”, indicó el informe, que, además, consideró necesario “endurecer su política monetaria y controlar los agregados monetarios” para reducir el ritmo de aumento de precios.

Cae el consumo

Desde la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), informaron que las ventas minoristas cayeron en relación a enero de 2017 en un 1%. Nada sorprendente por el aniquilamiento del poder adquisitivo que viene sufriendo el argentino medio. Por otro lado, tampoco sorprende la manera en la que desde ciertos sectores inclusive la CAME intentan dibujar esta situación con argumentos realmente descabellados e inverosímiles. Por un lado aducen que los comercios tuvieron menos clientes por “la mayor cantidad de familias que este año eligieron veranear en el exterior”. Pero el argumento más cínico también salió del propio presidente de la entidad, Fabián Tarrío quien en su afán por encubrir al gobierno y sus políticas antipopulares, sostuvo que la caída en las ventas minoristas tuvo que ver con “la buena temporada turística local, que incrementó el gasto en servicios”.

Más allá de los esfuerzos de ciertos sectores por maquillar la realidad, lo cierto es que en enero, el 45,1% de los comercios consultados tuvieron caídas interanuales en sus ventas.

Guerra contra los trabajadores

Por otro lado, tanto desde el gobierno nacional como bonaerense apuntan a la deslegitimación de la organización sindical para debilitar a los gremios que son la única herramienta de defensa que tiene la clase trabajadora argentina. Esto va en consonancia con el objetivo de Macri y Vidal que es la eliminación de las paritarias para que el salario sea regulado por los dueños de las empresas. Es decir, retroceder más de 60 años en materia de derechos laborales conquistados.

Ante estos embates brutales dirigidos directamente al corazón de la clase trabajadora, la ciudadanía pareciera adormecida o engañada. Desde el gobierno apelan con un gran cinismo a cuestiones de fe y confianza, mientras van postergando sus metas.

Si uno escucha al Jefe de Gabinete Marcos Peña, al presidente Mauricio Macri o a la gobernadora María Eugenia Vidal, siempre lo mejor está por venir. Le piden a la gente que “crea”, que “confíe”, que en un “futuro” todo va a estar mejor. Pero mientras tanto hay cientos de miles que van quedando en el camino.

 

Foto: Pampa Diario

Comments

comments