Presos fabricaron muletas y sillas infantiles para donar

Un grupo de doce internos que trabaja en los talleres de carpintería de la Unidad 42 de Florencio Varela fabricaron 20 muletas para donarlas esta mañana al Hospital Municipal de Quilmes “Dr. Eduardo Oller”, al tiempo que construyeron 25 sillas infantiles para el comedor “Dando amor” de Bernal.

La iniciativa se enmarca en el programa de reinserción “Segunda Vuelta”, que se realiza en conjunto entre el Servicio Penitenciario y el municipio de Quilmes, y busca profundizar la formación, producción y solidaridad de los detenidos hacia la comunidad.

“Ayudar y demostrar que queremos cambiar, que acá adentro de estos lugares hay gente que quiere una nueva oportunidad me parece algo muy bueno”, expresó al respecto el interno Mauro Pereyra (32), quien lleva siete años detenido y es de Claypole.

Acompañada por autoridades penitenciarias, la mamá de Mauro, Lidia, entregó las muletas a la directora del hospital, Miriam Fumagari, y las sillas infantiles a Juan Viera, presidente del comedor al que asisten unos 70 chicos y personas mayores de bajos recursos.

Los internos realizan tareas laborales en la carpintería del penal, todos los días, entre las 8.30 y las 16, y ahora trabajan en la realización de bastones, camillas y sillas de ruedas. Entre sus producciones se encuentra todo tipo de mobiliario como mesas, sillas, sillones, decks.

El ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, explicó que “el trabajo en las cárceles es fundamental para nuestra gestión, porque creemos que el conocimiento en labores es algo que nadie puede quitar a nadie; son herramientas que incorporan para siempre, por ello valoramos las tareas dentro de estos talleres, que apuntan a sacar lo mejor que cada uno tiene dentro. Y en este caso tiene el valor agregado de la solidaridad”.

Comments

comments