En La Plata hubo un fuerte repudio a la represión de trabajadores de Pepsico

Un conjunto de organizaciones sociales, de derechos humanos y políticas se concentraron en la esquina de 7 y 50 en repudio de la represión que sufrieron los trabajadores de la fábrica Pepsico.

Los trabajadores de la empresa Pepsico están en lucha desde hace tres semanas contra el cierre y el vaciamiento que está llevando adelante esta empresa multinacional cuya pretensión es llevarse la producción a la planta de Mar del Plata dejando a 600 familias en la calle para abaratar costos y generar una mayor rentabilidad.

Al respecto, la dirigente local de izquierda, Luana Simioni, en diálogo con LA PLATAFORMA, contó que la idea es “imponer formas de trabajo más flexibles, más precarizadas a sus trabajadores”.

En este sentido denunció que “el gobierno de Vidal, lejos de atender el reclamo de los trabajadores y enviar al Ministerio de Trabajo, decidió escuchar el reclamo de la empresa y enviar un ejército de 700 efectivos de la policía bonaerense para desalojar la planta de forma violenta, lastimando a trabajadores y trabajadoras”

“Nos parece que en un contexto del país donde crecen los despidos, no es casualidad la decisión política que tomó el gobierno de amparar a la empresa y permitirle la ilegalidad de cerrar y desamparar a los obreros dejándolos en la calle”, sostuvo.

A su vez, agregó: “En este contexto es muy difícil volver a conseguir un empleo y mucho más luego de dedicarle 20 o 30 años de su vida a una fábrica que los dejó con enfermedades laborales y no pueden pasar un pre ocupacional en ninguna otra empresa”

Por otro lado, varias organizaciones de cooperativistas locales también se hicieron presentes en la emblemática esquina platense para repudiar la represión y  a su vez, llevar adelante su propio plan de lucha.

Cesar Villanueva, referente de la agrupación de cooperativistas La Falcone, sostuvo: ”Venimos acá para solidarizarnos con los despedidos  y repudiar toda la represión que están llevando adelante contra ellos”.

A su vez, contó un poco la problemática que tienen los trabajadores cooperativistas con el municipio respecto de las paritarias que se vienen llevando a cabo.

“Tenemos sueldos muy bajos de 4750 pesos y la última reunión paritaria fue hace dos días e incluyó una movilización donde el gobierno municipal se cerró en un aumento del 5% lo cual es una miseria” sostuvo.

En este sentido agregó: “Tuvimos que movilizar en el marco del plan de lucha para hacerle entender que con esa plata no se puede vivir y que son muy bajos los sueldos y que además necesitamos ropa y mejores condiciones de trabajo para realizar las tareas que hacemos”

Por otra parte contó que el mismo día de la paritaria, el Municipio realizó denuncias penales contra 11 dirigentes paritarios que habían entrado a la reunión acusándolos de “corte de calle” e “intimidación pública”

En este contexto, sostuvo Villanueva “estamos pidiendo que cese la criminalización de la protesta”.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *